Normalmente, el usuario típico, piensa que el cuero, por el mero hecho de ser material resistente, no se mancha ni necesita mantenimiento. En estas fotos se puede observar el estado inicial de una tapicería de cuero con sólo cuatro años. No hemos podido evitar la tentación de hacer las fotos a mitad de trabajo porque el contraste resultaba realmente llamativo y muestra que, este tipo de tapicerías, suele disimular bastante bien la suciedad. Nada que no se pueda solucionar y, una vez terminado el trabajo, proteger muy bien el cuero con producto especial para su conservación posterior.

img_20161026_093115 img_20161026_093149 img_20161026_095602 img_20161026_095607 img_20161026_095611